Comparto una noticia reciente. La historia: Riley Hancey, joven estadounidense de 20 años murió en abril después de haber sido sometido a trasplante de ambos pulmones en el Hospital Universitario de Pennsylvania. El enfermo contrajo una rara enfermedad pulmonar que a la postre produjo lesiones irreversibles en ambos pulmones. Antes de ser sometido al trasplante en el Hospital de Pennsylvania, Riley permaneció hospitalizado durante dos meses en el Hospital Universitario de Utah donde pervivió gracias a esfuerzos médicos y apoyo tecnológico.

eutanasia

Los reglamentos del Hospital Universitario de Utah prohíben efectuar trasplantes si las pruebas toxicológicas demuestran la presencia de drogas ilícitas o alcohol. Riley no fue trasplantado en Utah ya que se encontraron evidencias de marihuana. Ante el pedimento de los médicos de la Universidad de Utah, quienes advirtieron que de no efectuarse el trasplante Riley fallecería, el Hospital Universitario de Pennsylvania accedió a efectuar el procedimiento. Ignoro, no cuento con datos suficientes, si Riley falleció porque el trasplante no se efectuó antes. El parte médico informó que la muerte se debió a complicaciones inherentes al trasplante.

A Riley, y ese es el punto a discutir, se le negó el trasplante porque encontraron trazas de marihuana en su cuerpo. Los médicos y sus Comités, en algunos casos, se consideran emisores de Dios: “Dios da la vida y sólo él puede quitarla”, lo que, en el lenguaje de los galenos todopoderosos, podría reparafrasearse, “Nosotros decidimos quién debe vivir y quién no”. La tragedia de Riley y sus padres, aunque, repito, desconozco si el joven se hubiese salvado si el procedimiento se hubiese efectuado antes, es depender de la tozudez médica y de reglamentos decimonónicos: Riley tenía 20 años y no era un drogadicto añoso a quien nada se le puede ofrecer para corregir su rumbo, que por cierto, en muchas ocasiones y en incontables jóvenes, no es su rumbo, es el rumbo de la comunidad: pensemos en el abandono familiar y estatal denuestros jóvenes semaforistas que mal sobreviven víctimas del thinner y de los robos del PRI/PAN/PRD/MORENA.


seminario

 

Compartir