No soy escéptico por herencia. No existen genes escépticos ni genes optimistas. Existen la realidad y los memes. Richard Dawkins, en El gen egoísta, acuñó el término meme. Meme suma memoria y mimesis. De acuerdo a Dawkins, en las teorías sobre la difusión cultural, un meme representa la unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro o de una generación a otra. Aunque Dawkins no lo menciona, la realidad, culta o no, forma parte de los memes. Los memes se alimentan de realidad.

tecnologia

La práctica médica en la era tecnológica es un libro de Karl Jaspers publicado originalmente en 1958. Jaspers (1883-1969) fue médico, psiquiatra, profesor de psicología y filosofía. De acuerdo a la contraportada del libro, “conoció los problemas de la práctica médica en la era tecnológica por propia experiencia y reflexión”. Se le consideró médico entre los pensadores y filósofo entre los médicos.

No soy escéptico por herencia. Me nutro de la realidad. Admiro el conocimiento, aprecio su utilidad y gozo de sus beneficios. Lo admiro pero también lo cuestiono. Demasiadas advertencias, amén de la cruda realidad que hoy viven miles de millones de seres humanos, exigen debatir acerca del mal uso humano del conocimiento humano. Recordemos al sastre de Samuel Becket:

—Cliente: Dios fue capaz de hacer el mundo en seis días y usted no es capaz de hacer un pantalón en seis días.

—Sastre: Pero, señor, mire el mundo y mire su pantalón.

No conocí al sastre de Becket. Me hubiese gustado ser su cliente. Comparto unas líneas del libro de Jaspers. Mientras las transcribo recuerdo que han transcurrido 69 años desde la publicación de su libro y no pocos desde que el sastre dejó de laborar:

1. El progreso del conocimiento científico tiene como secuela una medicina que si no observa sus límites viola y… limita el intelecto y el alma. 

2. El aumento de los requisitos técnicos de la capacidad médica tienen como secuela la influencia ruinosa sobre la realidad de la idea del médico.

3. Uno piensa con escepticismo, como Montaigne: “si te enfermas, no llames al médico, pues si lo haces tendrás dos enfermedades”.

4. Es curioso que en contraste con la extraordinaria eficacia de la medicina moderna se manifieste no pocas veces una sensación de fracaso… los buenos médicos se tornan cada vez más raros, en tanto que la ciencia crece constantemente como saber.

5. Los descubrimientos de las ciencias naturales y de la medicina han llevado a un dominio jamás conocido. Pero.., para la multitud de individuos enfermos se ha hecho cada vez más difícil hallar al médico indicado para el paciente individual.

6. Existen hoy en día auténticas y grandiosas concepciones biológicas. Sin embargo, la tendencia general parece contraria. En el mundo se educa gente que sabe mucho, que ha adquirido particular destreza, pero cuyo juicio autónomo, cuya facultad para un sondeo exploratorio de sus pacientes es escaso.

7. …la técnica da origen a grandes empresas, se generaliza el trato con las masas… (debido a lo cual) la aparatización agosta la facultad del juicio, la riqueza del poder ver, la espontaneidad personal.

8. A la enseñanza hay que planificarla. Se hace cada vez más clara y didáctica. La investigación científica aumenta el conocimiento y la capacidad se torna más crítica y metódica. Por el contrario, la humanidad no admite planificación. Se desarrolla sin un progreso básico en cada médico, en cada clínica a través de la realidad del médico humanista.

9. La relación de médico y enfermo es absorbida por la gran industria… el enorme desarrollo de las clínicas amenaza la antigua relación del médico particular respecto al paciente particular.

10. Lo común a todos los procedimientos científicos.. (es) el abandono de la idea de humanidad.

 

Jaspers no ha muerto. Jaspers: ¿qué opinas? Jaspers: ¿aumentaría tu escepticismo si vieses como se ejerce en la actualidad la medicina? Jaspers: citaste al gran médico inglés Sydenham: “Nadie ha sido tratado por mí de manera distinta a la que yo quisiera ser tratado si me enfermara del mismo mal”. Jaspers: tú y Sydenham tienen razón.

 

Compartir