No creo que hace un milenio o hace un siglo los humanos se inquietasen o pensasen cómo serían sus congéneres en el futuro. Para eso estaba la ficción. Para eso los Frankensteins de papel. En el siglo XXI, la humanidad si se pregunta cómo seremos en las próximas décadas. Para algunos, modificar las entrañas del ser humano y de la Tierra es negativo. Para otros, penetrar y cambiar la esencia del ser humano, así como generar otras formas de vida (robots) es positivo.

humanos

La ciencia crece sin cesar y con ella el ser humano cambia. Nuestras conductas se han modificado. Los saberes —tecnología imprescindible para comunicarse las veinticuatro horas del día, ciencia capaz de crear bombas atómicas y robos “humanizados”—, las actividades que desarrollamos —modificar el medio ambiente, contaminar, deforestar—, así como las imposiciones del mercado en todas nuestras actividades —rentar úteros, vender córneas, prostituirse para estudiar—, aunque algunas no sean conductas nuevas, su magnitud y poder aumenta sin freno. Esas actividades han cambiado el “esqueleto ético” de los seres humanos.

Entrecomillo “esqueleto ético” para referirme a los valores –solidaridad, compasión, altruismo, justicia- que rigen la vida de las personas y a las interrelaciones que la misma establece con el otro, y con los otros: sociedad y madre Tierra. No existen determinantes genéticas para ser o no ser una persona moral; no se han descrito, y no sé si se describirán cromosomas o genes encargados de codificar comportamientos éticos. El ser ético se mama en casa, en los primeros años de vida; se afina en la infancia, al jugar en la calle con niños, de preferencia, pertenecientes a clases sociales diversas; se moldea al escuchar como los padres se dirigen a otras personas, y, finalmente, se construye en la escuela, sobre todo, durante los primeros años. En síntesis, el tejido social, ya lo decía Marx, determina el esqueleto ético y la conciencia de las personas.

La cuestión es cómo será el ser humano orwelliano del futuro, cómo será su “esqueleto ético”. El entorno actual es desolador. Ejemplos de sus modificaciones sobran. Matar no es suficiente, decapitar es necesario; vejar a inmigrantes no basta: violar a las mujeres y asesinar a quienes no cubran cuotas es cada vez más frecuente; prostituir infantes y jóvenes para fomentar el turismosexual es parte de la realidad mundial; crear términos como desaparecidos o homeless es imprescindible; ultimar desconocidos a manos de radicales extremistas de origen musulmán, como recientemente sucedió en Barcelona, se ha convertido (casi) en cotidianeidad.

El fracaso es evidente. Ni las religiones ni el mercado económico ni la política ni la ciencia ni la educación han servido para detener la depauperación íntima, moral, de nuestra especie. El tejido social se ha roto en múltiples sitios. Recomponerlo es necesario. ¿Es posible? No lo creo. Cuando se cavila en ética, los saberes y los conocimientos acumulados de poco o nada sirven. Cuando se observa el mundo sobresalen los Trump, los Putin, los Maduro, los políticos mexicanos…

En mi juventud se hablaba de despersonalización y alienación —“proceso mediante el cual el individuo o una colectividad transforma su conciencia hasta hacerla contradictoria con lo que debía esperarse de su condición”. Alienar y despersonalizar es labor sencilla cuando el “esqueleto ético” se ha debilitado; sin él, no hay voluntad ni suficientes elementos sociales para luchar contra la corriente. Escapar de lo que se ve y se escucha no es posible; el ser humano tiende a mimetizar. En la infancia, las redes sociales imprimen sus huellas en las conductas y en las redes psíquicas de los niños. En la actualidad, el periodismo 3.0 dictamina y califica los quehaceres humanos, en infinidad de ocasiones, sin sustento.

La voracidad de los dueños del mundo, de quienes dirigen la economía, de quienes imponen fanatismos religiosos, o de los grupos que crean gobiernos independientes dentro de otros gobiernos como es el caso del narcotráfico, se reproduce cuando no hay elementos éticos individuales y comunitarios para responder. Dotar a las personas y la comunidad con argumentos morales para impedir que triunfe la alienación debería ser la apuesta. El poder de los mercados, económico, tecnológico, religioso y el del narcotráfico supera con creces las respuestas éticas de la sociedad.

¿Cómo es y cómo será el ser humano en el futuro no lejano? No existen recetas mágicas para contrarrestar la realidad. La única solución es contagiar y divulgar valores éticos desde la primera infancia. Intentarlo, aunque sea difícil o imposible, es obligatorio. El nuevo ser humano es realidad. Su “esqueleto ético” tiene incontables fracturas, unas profundas, incurables, otras en espera de los Godots de Samuel Beckett.


seminario

 

Compartir