Ni las palabras per se ni la Naturaleza ni los diálogos ni la escucha ni la mirada  ni la música ni el canto ni las arengas ni las conferencias ni el amor ni el desamor ni otros (casi) incontables nis requieren ayuda adicional como algunos textos u ensayos para explicar y explicarse.

Frente a mí tengo un libro cuyos pies de página tienen casi la misma extensión que el libro; algunos intentan desmenuzar ciertas ideas de la fuente original y otros remiten a pies de página previos. No conté su número, eran demasiados. Su letra, usualmente pequeña, impide leerlos con fluidez; mejor saltarlos.

Ilustración: David Peón

Al lado del libro mencionado hojeo  otro: contiene incontables notas al margen, una más confusa que la siguiente pero menos rebuscada que algunos párrafos  del ensayo original. Las notas al margen, en este libro, pretenden explicar y/o reforzar ideas incomprensibles.

En un tercer libro abundan los vide supra y los vide infra. El autor los utilizó a destajo. Algunos lectores, entre ellos yo, ávidos por conocer su último libro, desembolsaron una cifra considerable para hacerse de él.  Un vide infra apelaba a la bonanza y claridad de un vide supra  y éste al siguiente vide infra y así sucesivamente. Tras leer unas páginas con la esperanza de aclarar las ideas esbozadas por el autor llegué a lo que suponía eran las páginas con la información adecuada. Un renglón después me topé con un  vide sui géneris, tan confuso como los previos. En esta ocasión el autor optó por una  modalidad desconocida para mí: vide supra/vide infra, e incluso, vide infra/vide supra. Me quedé en ascuas.

Sobran artilugios para apoyar lo escrito. Prescindir de ellos es posible. Escribir como se habla es lo más sencillo. Y si se desean utilizar en un trabajo académico o en un ensayo pies de página, (    ), notas al final del libro, {    }, cursivas y más cursivas, [    ], o *, cualquier lector quedará agradecido si el balance es adecuado: el texto debe ser claro y mayor que las muletas utilizadas.

Mi nombre es &/%$”= no requiere ni vides ni pies de página. Te amo, tampoco.

 

Arnoldo Kraus
Profesor, Facultad de Medicina, UNAM. Miembro del Colegio de Bioética A. C. Publica cada semana en El Universal y en nexos la columna Bioéticas.

 

Compartir