A Albert Camus siempre se regresa. Con el tiempo su figura crece, para algunos, por su legado histórico, para otros, por su coherencia, para todos, por su compromiso hacia los otros, con la ética.

Una de sus ideas, la que da inicio a El mito de Sísifo, no ha dejado de recorrer el mundo y de ocupar páginas enteras. “No hay sino un problema filosófico realmente serio: el suicidio. Juzgar que la vida vale o no la pena de ser vivida equivale a responder a la cuestión fundamental de la filosofía”, son las líneas con las cuales el malogrado Nobel de Literatura –murió en un accidente automovilístico a los 47 años-, inicia su mito y su mirada sobre Sísifo.

El otro Sísifo, el original, el de la mitología griega, adquirió renombre debido a la peculiaridad de su castigo: fue condenado a llevar una piedra hasta la cima de una montaña; poco antes de alcanzar la cumbre, la piedra rodaba hacia abajo y Sísifo debía repetir ad nauseam el proceso.

sisifo

La idea de Camus data de 1942, año de la publicación de El mito de Sísifo. Discrepo de Camus: Nunca ha sido el suicidio el único “…problema filosófico realmente serio”. Cuando se publicó el libro, los destrozos humanos de la Segunda Guerra Mundial eran más serios y acuciantes. En 2015, y siempre, el suicidio sigue y seguirá siendo un problema filosófico que suscita diálogos y busca respuestas, pero, no el único, no el más serio. Compiten muchos, todos, desde donde se miren, vinculados con la ética (con la filosofía). Algunos imperecederos, injusticia, aborto, miseria, otros, derivados de la tecnología, eutanasia, clonación, medicina predictiva, y unos más, por las conductas de los seres humanos, migrantes, refugiados, desplazados.

El quid del mito griego sobre Sísifo es, para algunos, una lúgubre metáfora del sinsentido de la existencia humana; para otros, la motivación para vivir. Camus, por su parte, plantea la autonomía como atributo del ser humano y el del esfuerzo ininterrumpido como razón de felicidad. De ambas ideas escribiré en mi siguiente cita en este ciber espacio.

 

Compartir