He escrito sobre futilidad en dos o tres ocasiones, Hay temas que además de no agotarse, “crecen”. Crecen por sus implicaciones. En medicina, futilidad es uno de ellos. Regreso al tema: datos viejos y experiencias recientes invitan.

Futilidad, explica el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, significa, “1. Poca o ninguna importancia de algo. 2. Cosa inútil o de poca importancia”. Dos razones subrayan la trascendencia, cada vez mayor, de  las implicaciones médicas de la futilidad. Primera. El inmenso avance tecnológico. Segunda. La lucha a favor de empoderar al enfermo y permitir su  autonomía. A partir de las razones previas se desprenden las siguientes reflexiones:

1. Si la tecnología no aporta bienestar al enfermo, su uso será fútil.

2. Si el paciente decide no continuar ningún tratamiento porque lo considera inútil, su aplicación debe  considerarse  fútil.

3. Al aplicar un tratamiento, el médico debe distinguir entre “efecto” y “beneficio”. El efecto se limita a una parte del cuerpo y el beneficio a la persona. Si la terapéutica no es benéfica debe estimarse fútil.

4. Los médicos, cuando juzgan  que el tratamiento será fútil,  tienen derecho a no tratar al enfermo. Aunque la autorización del interesado y de la familia no son imprescindibles, el diálogo siempre es bienvenido.

5. La información debe ser clara. El doctor debe explicar las incomodidades y dolores de la terapia versus los posibles beneficios esperados.

6. Muchos casos de encarnizamiento terapéutico no se llevarían a cabo  si médicos y  familiares cavilasen   en la futilidad de algunas acciones.

7. Si el tratamiento médico no logra, sobre todo en unidades de terapia intensiva, restablecer la conciencia del afectado o eliminar la dependencia de los diversos aparatos de dichas unidades, el tratamiento es fútil.

8. Comprender el término fútil permite disminuir dolores y sufrimientos innecesarios.

9. En pacientes incompetentes, i.e., retraso mental, enfermedad de Alzheimer, las decisiones terapéuticas son más complejas. Definir si un tratamiento es fútil o no  en estas poblaciones requiere que médicos y familiares dialoguen.

10. Hipócrates (460 a. C. – 370 a. C.) dijo: “Son tres las funciones de la medicina: aliviar el dolor, disminuir la agresividad de la enfermedad y no buscar la cura de las personas afectadas por enfermedades incurables, ya  que en esos casos es necesario aceptar que la medicina  nada puede  ofrecer.

La palabra futilidad proviene del griego y significa agujereado (futilis). En otra ocasión compartí la siguiente historia. En la mitología griega las hijas de Dánao fueron arrojadas al Hades donde recibieron como castigo llenar con agua una tinaja agujereada. La lección es obvia: por más que se repita la acción, nada se logrará.

Cuando se goza de salud, antes de ponerse en las manos de un médico, es indispensable pensar y repensar en los significados, desde la ética, de la futilidad.

 

Compartir