El fin de la medicina: burocracia y especialización,  se intituló el último blog. Además de las incomodidades propias de la burocracia y la distancia generada entre médicos y pacientes debido a la súper especialización, enumeré otras lacras que han fracturado la relación entre enfermos y doctores, i.e,, abogados, compañías de seguros, falta de lealtad hacia los enfermos, pobreza, y servicios médicos saturados imposibilitados para atender adecuadamente a los enfermos. Al final dediqué algunas palabras acerca de las vivencias de los pacientes en relación a su padecer  y a su enfermedad. Unas breves ideas al respecto.

El peso de la enfermedad difiere. Cada persona la vive de otra(s) forma(s), de acuerdo a su historia, a su bagaje familiar, personal, social. La casa, la escolaridad, la situación económica, los memes y el momento de la enfermedad, son realidades cruciales; otros factores insoslayables son el ánimo del afectado, sus vínculos afectivos, su edad. La suma de esas variables determina cómo confronta el paciente su nueva  situación. La enfermedad cambia (casi) todo. El lenguaje del cuerpo enfermo utiliza otras palabras.

Paciente proviene del latín pati, que significa padecer, aguantar, sufrir. Cuando el paciente —la persona, el ser humano— acude con el médico por cualquier razón (su razón), física o emocional, lo que busca es transmitir sus percepciones, sus miedos, sus síntomas, sus dudas e intenta explicar cómo vive sus desajustes corporales debidos  a la patología, y cómo percibe su salud tras  las alteraciones secundarias a la enfermedad. Sus síntomas son él; sus tribulaciones son él. La narrativa del enfermo, su  padecer, es el problema del paciente y la razón de la consulta.  Humillación, vergüenza y  el deterioro de las relaciones familiares e interpersonales, propios de la enfermedad, juegan también un papel importante.

Las connotaciones de padecer y enfermedad son interesantes cuando se analizan sus significados en otros idiomas. En inglés,  Illness —enfermedad, indispuesto, afección—, denota la experiencia subjetiva de los síntomas, lo que el enfermo le dice al médico, su padecer. Disease —enfermedad—, se refiere a la patología subyacente desde el punto de vista científico. El médico que diagnostica la enfermedad desde el punto de vista biológico debe ocuparse de la afección, del padecer. Sickness —mal, enfermedad—, concepción cultural y social de la patología que evalúa los miedos y los conceptos sociales de la enfermedad y explica algunas de sus repercusiones debidas a la carga cultural y social de la patología.

Obligación médica fundamental es escuchar. La escucha le permite al enfermo/persona verterse. Si la transferencia es adecuada, es decir, si el enfermo siente que el galeno se hace cargo de él, su padecer le permitirá al galeno diagnosticar con mayor precisión la enfermedad biológica del afectado. Entre el padecer (problema del enfermo), y la enfermedad (reto para el médico), queda la persona, el ser humano, el enfermo y el galeno.

 

Compartir