Unas breves reflexiones en medio de la asonada y el ruido mediático de los hacedores políticos en vista de las próximas elecciones y del infame desaseo de la nación, herencia y presente de los mismos hacedores que aseguran:  “nosotros sí (seguiremos robando)”; “acabaremos con la corrupción (menos las que nos convenga”; “alto a la impunidad (salvo la que cometan mis compinches)”; “cárcel para políticos ladrones y corruptos (menos la que sepan de mí o de mi familia”). Unas breves reflexiones sobre la manida relación entre pobreza y salud. Regreso al tema porque hay que regresar: cincuenta o más millones de pobres productos de la ineficacia del trío PRI/PAN/PRD y anexas (por ahora es imposible culpar a Morena), si siguen perviviendo en la situación actual tienen asegurado su futuro: cada vez serán más pobres y su vida más insalubre.

Enlisto y comparto algunas ideas. Nuestros jerarcas, supongo, las conocen. De alguna o muchas formas, se vinculan con el eje central del blog: si no se aplican principios éticos mínimos, México continuará su camino hacia el precipicio:

1. En su libro, Health and Human Rights, Jonathan M. Mann y colaboradores demuestran que cuando los derechos humanos son violentados, tanto la salud de la población como su acceso, padecen.

2. Mann tiene razón: cuando los derechos humanos son mancillados, las personas son atropelladas y excluidas. Sin acceso a la salud el problema se reproduce en forma geométrica.

3. Aunque no se considere así, aventuro la siguiente idea (aguardo respuestas en contra): la pobreza per se incluye una dosis inmensa de violencia contra los derechos humanos. Quien no puede acceder a educación, paz, vivienda digna, y salud por pobreza no puede desarrollarse. Esa imposibilidad erosiona los derechos humanos.

4. En México, la pobreza de cincuenta millones de connacionales no es gratuita, La han hecho, la hacen, la harán los políticos que ahora mismo se ofertan en la radio para salvar al país si triunfan en las próximas elecciones.

5. Me gusta citara Hilary Putnam: “la pobreza es algo que la gente le hace a la gente” (a su vez citado por Mark Platts).

6. Abundo en relación al putno previo: desde la sociología, la pobreza se mide no por la capacidad de consumo sino por la participación social. Los pobres quedan excluidos del torrente de la vida.

7. Incontables estudios han demostrado una relación directa entre pobreza y mortalidad temprana (pido disculpas: en El Universal  recientemente publiqué un par de artículos al respecto —Malnutrición en México, enero 28, 2018—, y, México en números, enero, 21, 2018. 

8. El narcotráfico en México capta a jóvenes pobres sin esperanza. La mayoría de los muertos debido a la narcoviolencia en México provienen de clases pobres. Las herencias familiares de ese tipo de violencia nunca terminan. Afectan la salud familiar.

 

Las ideas previas deben pensarse y repensarse. No hay país digno cuando debido a la pobreza los servicios de salud que se ofrecen son indignos. Para muestra un pequeño botón. ¿Cuántos políticos se atienden en el Seguro Popular? Ni siquiera lo hace la familia de Felipe Calderón, quien consideró a esa institución como una de las joyas de su mandato.

 

Compartir